Tipos de memoria: a corto, largo plazo y sensorial

La memoria es una función cognitiva esencial que nos permite almacenar, retener y recordar información. A lo largo de nuestra vida, utilizamos diferentes tipos de memoria para procesar y almacenar distintos tipos de información. En este artículo, exploraremos en detalle los tipos de memoria más comunes: la memoria a corto plazo, la memoria a largo plazo y la memoria sensorial. Descubriremos cómo funcionan, qué características las distinguen y cómo influyen en nuestro día a día. ¡Acompáñanos en este fascinante viaje a través de los diferentes tipos de memoria!

Memoria sensorial a corto y largo plazo

La memoria sensorial es una fase inicial del proceso de memoria donde la información se registra brevemente a través de los sentidos. Se divide en dos subtipos: la memoria sensorial a corto plazo (MSAC) y la memoria sensorial a largo plazo (MSAL).

La MSAC es una forma de almacenamiento temporal que retiene la información sensorial durante unos pocos segundos antes de ser procesada o desvanecerse. Se caracteriza por su capacidad limitada y su sensibilidad a la interferencia. Algunos ejemplos de la MSAC incluyen la memoria icónica (visual) y la memoria ecoica (auditiva).

La memoria icónica es la capacidad de retener una imagen visual durante un breve período de tiempo, generalmente menos de un segundo. Permite que percibamos una escena completa y estable en lugar de una serie de imágenes estáticas. Por ejemplo, cuando vemos un objeto en movimiento, nuestra memoria icónica nos permite percibirlo como una entidad continua.

La memoria ecoica es similar a la memoria icónica, pero se refiere a la retención auditiva. Nos permite recordar sonidos y palabras durante un breve lapso de tiempo, aproximadamente de 3 a 4 segundos. Por ejemplo, cuando escuchamos una conversación, nuestra memoria ecoica nos permite recordar lo que se dijo unos segundos después.

Por otro lado, la MSAL es una forma de memoria a largo plazo que almacena información sensorial durante períodos más prolongados. A diferencia de la MSAC, la MSAL tiene una capacidad ilimitada y una mayor duración. La información sensorial que se ha procesado y transferido a la MSAL puede ser recordada durante horas, días o incluso años.

La MSAL se divide en diferentes sistemas de memoria a largo plazo, como la memoria explícita (consciente) y la memoria implícita (inconsciente). La memoria explícita se refiere al recuerdo consciente de hechos y eventos, mientras que la memoria implícita se refiere a las habilidades y conocimientos que se adquieren sin una conciencia consciente del aprendizaje.

Tipos de memoria sensorial

La memoria sensorial se refiere a la capacidad que tiene nuestro cerebro para procesar y retener la información que recibimos a través de nuestros sentidos. Existen diferentes tipos de memoria sensorial, cada uno especializado en captar y almacenar información de una manera específica. A continuación, se presentan los principales tipos de memoria sensorial:

1. Memoria icónica: Esta memoria está relacionada con la información visual. Permite retener imágenes visuales durante un corto período de tiempo, aproximadamente medio segundo. Es la responsable de que podamos recordar con claridad una imagen que acabamos de ver antes de que desaparezca de nuestra vista.

2. Memoria ecoica: Esta memoria está asociada con la información auditiva. Nos permite retener sonidos y palabras durante unos segundos, lo que nos da la capacidad de recordar lo que alguien acaba de decirnos, incluso después de que ya no estén hablando.

3. Memoria háptica: Este tipo de memoria se refiere a la información táctil y de contacto. Nos permite recordar sensaciones táctiles, como la textura, temperatura o presión, por un breve periodo de tiempo. Por ejemplo, podemos recordar cómo se siente una superficie suave o áspera incluso después de haberla tocado.

4. Memoria gustativa: Relacionada con los sentidos del gusto y el paladar. Nos permite recordar sabores y gustos durante un breve período de tiempo. Es la responsable de que podamos recordar el sabor de una comida o bebida incluso después de haberla probado.

5. Memoria olfativa: Este tipo de memoria está asociada con los olores. Nos permite recordar olores específicos durante un corto período de tiempo. Es la responsable de que podamos reconocer y recordar ciertos olores, como el aroma de una flor o el olor de la comida.

Estos son solo algunos ejemplos de los tipos de memoria sensorial que poseemos. Cada uno de ellos desempeña un papel fundamental en nuestro proceso de percepción y memoria, permitiéndonos retener información sensorial por un breve período de tiempo antes de ser procesada y almacenada en otros tipos de memoria a largo plazo.

Tipos de memoria a largo plazo

La memoria a largo plazo es la capacidad que tiene nuestro cerebro para almacenar y recordar información de forma duradera. Se considera que existen diferentes tipos de memoria a largo plazo, los cuales son:

1. Memoria episódica: Es la capacidad de recordar eventos y experiencias específicas de nuestra vida. Nos permite recordar detalles como el lugar, las personas involucradas, las emociones vividas, entre otros.

2. Memoria semántica: Es la memoria encargada de almacenar el conocimiento general y los hechos sobre el mundo en general. Por ejemplo, recordar que París es la capital de Francia o que las arañas tienen ocho patas.

3. Memoria procedimental: Esta memoria está relacionada con los procedimientos y habilidades motoras aprendidas. Nos permite recordar cómo realizar tareas como andar en bicicleta, tocar un instrumento musical o escribir a máquina.

4. Memoria de trabajo: Es la capacidad de mantener y manipular información de forma activa durante un corto período de tiempo. Nos permite realizar tareas como hacer cálculos mentales, seguir instrucciones paso a paso o recordar números de teléfono temporales.

Estos son algunos de los tipos de memoria a largo plazo que se han identificado hasta ahora. Cada uno cumple una función específica en la retención y recuperación de información en nuestra mente.

Memoria sensorial a largo plazo

La memoria sensorial a largo plazo (MSLP) es una forma de memoria que almacena información sensorial durante un período prolongado de tiempo. Aquí hay algunos puntos clave sobre la MSLP:

1. La MSLP es una etapa de procesamiento de la información que ocurre después de la memoria sensorial a corto plazo (MSCP) y antes de la memoria a largo plazo (MLP).

2. La MSLP está relacionada con la retención de información sensorial después de que desaparece el estímulo físico. Por ejemplo, si ves una imagen, la MSLP te permite retener detalles visuales de esa imagen incluso después de que desaparezca de tu campo visual.

3. La MSLP tiene una capacidad limitada y puede almacenar información durante unos segundos o incluso minutos, dependiendo del sentido involucrado. Por ejemplo, la memoria icónica es una forma de MSLP que almacena información visual durante aproximadamente medio segundo.

4. La MSLP se ha estudiado principalmente en relación con los sentidos visuales y auditivos, pero también puede aplicarse a otros sentidos como el olfato, el gusto y el tacto.

5. Se cree que la MSLP está influenciada por factores como la atención y la práctica. La atención selectiva puede ayudar a transferir información de la MSCP a la MSLP, mientras que la práctica repetida puede fortalecer la retención de información en la MSLP.

Tipos de memoria: a corto, largo plazo y sensorial.

Deja un comentario